Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

Llegar tarde, un pasaporte al éxito y la creatividad

CRISTINA ROMERO | 18/5/2017
Lo intentan a diario. Bien sea para ser el primero en la cola del supermercado como para no llegar demasiado fuera de tiempo al aperitivo del domingo con los amigos, pero siempre aparecen cuando el local ha bajado el muelle y cuando las tapas que ponen con el vermut están frías y secas. Yo sé que lo intentan, pero siempre me toca esperar a mis amigos. No hay forma de hacerles entender que mi tiempo no vale menos que el suyo o, por el contrario, que el suyo no es más preciado que el mío. Pero no hay manera, siempre me toca esperarles de pie, sola y desamparada. Qué le vamos a hacer, ahora que sé que ser el tardón del grupo es un pasaporte -con billete de primea clase- hacia el éxito y la creatividad lo entiendo todo.

Así que más que rechazo, estos amigos míos que me han tocado merecen todo mi respeto y admiración, ya que ahora que lo pienso, sí, más de uno es un lince dándole al coco y más de dos viven a diario en las mieles de la buena suerte, tal y como dice la San Diego State University, la institución encargada de realizar un estudio sobre las personalidades y los tiempos que se toman para hacer tareas en su día a día.

Y, como apunta la lógica, dependiendo de la personalidad que tengamos vamos a entender las cosas de una manera u otra, también los tiempos. Así que, quienes tengan una personalidad Tipo A, esto es, competitivos, organizados y pacientes, tienen más posibilidades de ser puntuales que las personalidades del Tipo B, desorganizados, relajados y creativos. Y aquí está la clave, si eres creativo y relajado, no te agobias ante nada y las posibilidades de ser una persona exitosas son todas tuyas.

Pero la defensa de la impuntualidad no acaba aquí. Ahora que ya sabemos que lo mejor es no estresarse y dejar que las cosas fluyan (a su ritmo), Jeff Conte, director de este estudio, también señala que las personas exitosas y creativas suelen ser también las más optimistas, ya que en el experimento se pudo comprobar que en menos tiempo realizaron más actividades requeridas que quienes comenzaron diciendo "¡No me da tiempo!".

Quizá el conejo blanco de Alicia en el país de las maravillas, la criatura que se pasó toda la película llegando tarde a ninguna parte, tuviera que haberse parado un poco a descasar, más todavía, para ser el más listo de su madriguera.
Los peores enemigos de la batería de tu móvil
2017: el año en que morir de calor es una realidad
8 personas con las que nunca debes ligar
Descubre con Alejandro Rivers el nuevo Microsoft Surface Pro