Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

10 claves para acertar con un restaurante

Olvídate de recomendaciones basadas en experiencias pasadas de amistades o de redes sociales. Olvídate también de prejuicios sobre diferentes tipos de comida. Y olvida también pensar en la cuenta.

JAIME DE LAS HERAS | 12/2/2017
Hay que olvidar muchas cosas, lo sabemos. Pero es por una buena causa, te traemos diez razones para acertar a la hora de elegir un restaurante en función de las variables.

Para leer este artículo:



1. ¿Quién es ella, él, ellos o todos? Novia, amigos de la infancia, tu jefe, tus compañeros de trabajo, tus suegros o un grupo de amigos que han venido a visitarte. Siempre calcula con anterioridad el número de personas que van a estar presentes y el grado de confianza que tienes con ellas.

2. El maravilloso mundo de los menús. La pregunta anterior no es aleatoria. Sirve como guía por este culinario camino. Intenta en la medida de lo posible que el estilo de comida servido sea del agrado de todos los comensales. Obviamente si el número es pequeño, el acierto debe ser mayor.

3. ¿Qué celebramos? En función de las aspiraciones o de las intenciones que tengas deberás plantear un escenario u otro. Si quieres celebrar con tu equipo de fútbol sala que habéis ganado la liga que no sea el mismo lugar al que llevarías a tus suegros el día que los conoces.

4. La distancia es el olvido. Sí, muy sencillo. Cuánto más lejos esté el restaurante, más fácil será perderse. En el caso de que vayáis en coches separados procura que las indicaciones sean suficientemente claras para que no acabéis cenando en sitios diferentes. Las aventuras mejor cuando haya más tiempo.

5. No vayas a ciegas. Lo dijimos en la entradilla y lo repetimos ahora. Es posible que tu hermano haya ido a un restaurante peruano impresionante o que otro conocido te recomiende una trattoria coqueta. Procura conocer el restaurante al que quieres llevar a alguien. Más que nada para no estar igual de perdidos.

6. Sal de la temida Tríada. A todos nos gustan las hamburguesas y la pasta, lo reconocemos y no hay problema en ello. Pero esto no hace que todas las salidas fuera del hogar se deban convertir en el mismo viaje. No seas previsible y sal de la ruta japonés-hamburguesería-italiano.

7. Hablemos de las intenciones. ¿Es esa chica mona de la facultad con la que estás empezando a salir o es tu novia desde hace 6 años y le vas a pedir matrimonio? ¿Quieres hablar con tu jefe para proponerle alguna modificación? Elige el mejor escenario posible en función de tus expectativas sobre la cita, reunión o comida.

8. Intenciones, segunda parte. Sabemos que no siempre son buenas pero a veces son necesarias. Quizá aspiras más con esa chica a la que estás empezando a conocer y vive cerca del restaurante o vas con tus amigos y está cerca aquella discoteca de la que tanto habláis. Las dos opciones son posibles, así que decide el lugar en función de lo que vayas a hacer después.

9. Si bebes, no conduzcas y algunas otras cosas. No queremos parecer la Dirección General de Tráfico pero tenlo en cuenta. Si empezamos a mezclar distancia, compañía y menú, has de tener claro si el alcohol va a formar parte de la mesa. Recuerda que quizás a tu suegro no le gusten las copas de después de la comida o que a tu jefe le parezcan excesivas tres botellas de vino para dos. Mesura, amigo mío.

10. Camarero, la cuenta por favor. ¿Me, nos, traiga? Bonito y crucial momento, el todo o nada. Para ello has debido calibrar perfectamente el restaurante al que has querido llevar a tus invitados (recuerda este hecho, la invitación surge de ti), así que has de hacerte cargo del ominoso detalle de pagar y de sortear de la manera más correcta que tus invitados no se hagan cargo de la cuenta. Todo con mucha educación por supuesto.

Foto: Mad Men, 2007.

Cortázar y el Jazz: amor romántico
Los 5 mejores papeles de Samuel L. Jackson
11 películas que rozaron el porno
Cómo pasar de la opinión de los demás