Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

¿Qué pasaría si nos quedáramos sin internet?

CRISTINA ROMERO | 27/8/2015
Porque quedarse sin datos un día es mucho más que no poder compartir la foto de tu desayuno en Instagram o decirle a tu novia que vas a llegar tarde a cenar.

Todos, en algún momento, hemos experimentado algo tan dramático como quedarse sin datos en el móvil o que una determinada aplicación se caiga y cueste levantarla pero, ¿qué pasaría si el mundo experimentara una caída de internet?

Para leer este artículo:



Básicamente que se nos colapsaría el cuerpo, la mente y el alma.

Pero hemos hablado con NetApp y nos ha contado el desastre mundial que algo tan posible, hablamos de fallos técnicos, pudiera acarrear. Bajo un escenario real, NetApp nos muestra lo que sucedería en un día completo sin conexión a internet. Cifras y datos reales que van más allá del uso ocioso que hacemos de nuestro acceso a internet.

Por ejemplo, si un día nos levantásemos sin internet, esto afectaría a más de 1.750 millones de personas que tienen un smartphone, dejando a un número incalculable de personas sin sus más de 182.000 millones de mensajes que comprueban su correo electrónico al día y los 4,9 millones de usuarios de Skype se quedarían sin los aproximados 2.000 millones de minutos de uso al día.

Cifras escandalosamente altas a las que añadir los 1,5 millones de granjeros que usan diariamente el acceso a internet para hacer un seguimiento de las previsiones meteorológicas, precios de mercado y volúmenes de cosecha.

El mundo financiero profesional y amateur también se vería afectado. Son muchas las transacciones económicas que se hacen por internet al cabo de las jornadas diaria.

El comercio electrónico sufriría pérdidas de 2.000 millones sólo en dólares, afectando a gigantes de esta industria como Amazon e eBay más que a las pequeñas plataformas.

El mundo energético y la salud también tendrían mucho que lamentar. Se calcula que la conectividad de dispositivos a datos móviles o por satélites implementados en aplicaciones de gas y petróleo por todo el mundo rondará los 1,12 millones para 2018.

Mientras que la salud vería dañada toda su nomenclatura ya que cada vez es más común recurrir a historiales médicos electrónicos por la fiabilidad de su precisión. Concretamente un 78% de médicos en ambulatorios y un 59% de los establecidos en hospitales acuden a ellos.

Y, por supuesto, el mundo de las redes sociales caería en picado. 500 millones de tweets no podrían ser enviados y 70 millones de fotos en Instagram no podrían ser compartidas si internet estuviera fuera de combate durante 24 horas.

Facebook lloraría desconsoladamente si sus más de 864 millones de usuarios no pudieran compartir unas 4.750 millones de publicaciones ni enviar 10.000 millones de mensajes.

Así como YouTube dejaría sin más de 4.000 millones de reproducciones de vídeos al día a todos sus miembros.

Una auténtica locura que también dejaría heridos en el uso de la televisión de pago: concretamente a 903 millones de abonados.

Una caída con damnificados en el mundo del transporte, 87.000 vuelos se quedarían en pista al no poder controlar el tráfico aéreo, y las personas que estuvieran en ese momento esperando un paquete no podrían realizar los 58,3 millones de seguimientos que se calcula se hacen al día.

Una auténtica catástrofe nada comparable con la que liamos cada vez que WhatsApp se duerme una siesta de no más de 10 minutos seguidos.
Cortázar y el Jazz: amor romántico
Los 5 mejores papeles de Samuel L. Jackson
11 películas que rozaron el porno
Cómo pasar de la opinión de los demás