Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

Desayunos para levantar esa resaca

ROCÍO IGLESIAS | 1/1/2017
Hacemos una encuesta real en la redacción y la respuesta es unánime. De resaca lo que más apetece es salado, bien calórico y siempre acompañado de ibuprofeno. Después: siesta. Así es como se levantan los ánimos y los corazones después de una noche con agua de fuego.

Ines Ibán, Estilista Senior, prefiere levantarse con un sándwich mixto y una Coca-Cola light esperándola en la mesa de la cocina. Son las 12h de la mañana y tampoco ha salido hasta muy tarde, pero es una auténtica relatadora de batallitas así que cuenta que en sus tiempos mozos estaba muy dispuesta a levantarse a las 14h y comprobar que la pasta con mantequilla, bien de queso y tomatazo sigue teniendo el mismo sabor que el domingo pasado.

Alejandro Avilleira, Jefe de contenidos, es más de Burger King. Su wooper y patatas acompañan a una Coca-Cola light que normalmente se termina de un suspiro. Está muy interesado en recalcar que las patatas fritas le hacen revivir y no se las quitaría por nada del mundo en un día de resaca

Pablo Ortega, Jefe de cierre, va por otro camino. Vaso de gazpacho, ibuprofeno, huevos revueltos (beicon + salchichas Frankfurt) son sus imprescindibles. También confiera que en esos momentos le sirve cualquier cosa que pille en la nevera.

Rodrigo Varona, Subdirector, habla de que el plátano y la mandarina (o naranja, según la temporada) son lo que le devuelven a la vida después de una noche algo alcoholizada. También comenta, muy interesado, que quizá lo que realmente haga efecto es el Bloody Mary pero se pone a reflexionar y decide que la michelada es la mejor opción.

Diego Martínez, Editor Gráfico, él sí se acuerda (y muy bien) de lo que desayuna de resaca. Consiste en un zumo de naranja natural, café descafeinado y tostadas con buen jamón. Cabe la posibilidad de que no funcione a la primera por lo que recomienda repetir la acción a la hora del aperitivo.

Juan Velázquez, Maquetación, recuerda que no hay nada como un plato combinado. Uno de esos que vienen con un par de chuletas de cordero, un par de huevos fritos, otras tantas patatas y una cerveza doble bien fresquita. Le recordamos que estamos hablando de ‘desayunos’ y está muy dispuesto a defender su desayuno de resaca a capa y espada. "Por las noches se pasa fatal y se pierde mucho".

Victoria Álvarez, Coordinadora de Publicidad, no puede comer nada sólido a primera hora. En su etapa adulta ya ha pasado por diferentes fases. La primera estaba compuesta por cola cao pero se hartó demasiado, ahora no puede ni verlo. Se pasó a la Coca-Cola y ahora está descubriendo el maravilloso mundo de la cerveza: "para continuar". Subraya que en lo primero en lo que piensa al despertarse de resaca es en el ibuprofeno que se va a tomar. Que no falte.

Chano del Río, Jefe de Maquetación, toma whiskey solo quizá con algún hielo, así que cuando se despierta con resaca de guitarras, cigarrillos y licor dorado lo único que puede tomarse es un café solo. "Un ibuprofeno tampoco viene mal".

Beatriz Diéguez, Maquetación, cuenta que un zumo de naranja con zanahoria le levanta todos los ánimos posibles. Lo sólido ya vendrá más tarde, cuando el cuerpo y la mente se recuperen. También acompaña su desayuno de la pildorita que a todos nos conquista en días complicados: ibuprofeno.

Rocío Iglesias, yo misma, suelo despertarme tarde, con un vaso de agua preparado de la noche anterior al lado de la cama y un dolor de cabeza infernal. Entonces es cuando me hago ilusiones mentales pensando que tengo tortitas y un buen bote de Aunt Jemima esperándome en el salón. Pero como no vivo en los Estados Unidos ni tengo ganas de hacerlo me conformo con ibuprofeno y un paseo hasta una hamburguesería donde me espera un payaso sentado en un banco.
No todo está perdido en las relaciones tóxicas
Los 6 tips para casarse con estilo en Las Vegas
Ocho alimentos que no son lo que dicen ser
Beber alcohol, ¿Un estilo de vida saludable?