Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

Destripando el cine de marcianos

JAIME DE LAS HERAS | 17/7/2017
Seguro que más de una vez te has dejado atrapar por ese cine que está a medias entre la ciencia ficción y el Apocalipsis. Ese cine cargado de seres de otros planetas que llegan a La Tierra dispuestos a acabar con todo lo que conocíamos hasta ahora.

Un cine que se parece entre sí mucho más de lo que pensarías y que suele repetir algunas pautas, muy vistas, ante las cuales no tenemos más remedio que sonreír y preguntarnos ¿a quién se le ocurrió esta idea?

Para leer este artículo:



Parece que el único marciano, o extraterrestre, que aterrizó con buenas intenciones en nuestro planeta fue David Bowie. Porque todos los demás, que hayan tenido ocasión de triunfar en el cine, han venido con otro tipo de oscuros intereses, generalmente malvados.

Y ahora, echad la vista atrás. ¿Cuántas películas de extraterrestres que hayan llegado a nuestro planeta han tenido buenas intenciones? Salvo ET y cuatro casos más contados (como Alf) aquí todos han llegado para darnos palos. Y ET porque era pequeño, que si le llegan a dar unos cuantos años más y descubre el teléfono por sí sólo seguro que nos habría acabado también echando de casa.

Pero no es sólo que estos tiernos muñecajos vengan con la intención de liarla y conquistar el planeta, que bueno, a lo mejor, visto lo visto, es una mejor opción viendo cómo gestionamos nosotros el Planeta Azul. Lo peor es que además de ser belicosos, también tienen que ser desagradables a la vista –humana- y es que aún no se ha creado un extraterrestre que no tenga pinta de monstruito. ¿Por qué? Vale, no te decimos que sean Emily Ratajkowski pero con que tengan una forma algo humanoide nos valen. Además seguro que si vinieran como nuestra querida Emily sería más fácil conquistarnos. Y no sería cosa de ciencia ficción.

Porque ése es el quid de la cuestión. Vienen a hacer el mal, o eso nos vende Hollywood. Ninguna civilización ha aterrizado aquí para ser amigos, establecer lazos comerciales o simplemente aterrizaron a poner gasolina interestelar. No, aquí hay que venir a liquidar a la estirpe humana. Punto y se acabó.

Aunque no es lo mejor de toda la historia. Lo mejor es que siempre aterrizan en el mismo sitio, esto es, Estados Unidos. Vale que Nueva York mola pero hombre, de vez cuando un poquito de imaginación no estaría mal, que el planeta es muy grande para acabar siempre en el mismo sitio. Posiblemente los americanos dirán que hagamos nosotros películas de marcianos si queremos salir en el plano.

Pero no es sólo eso. Aparte de aterrizar en Estados Unidos, también tienen que hablar con su presidente, porque claro, las Naciones Unidas debe de ser una reunión de colegiales que no tiene nada que decir. Mejor que hable el POTUS de turno y se dejen de pamplinas, si es Morgan Freeman, mejor que mejor.

Lo que nos lleva a la última cuestión. ¿Alguien nos puede explicar por qué los extraterrestres siempre están unidos? Película que cojas, película en la que todo el planeta es parte de una misma ‘nación’. En Marte ni hay fronteras, ni países, ni comunidades autónomas ni nada de nada. Allí son todos marcianos y no son ni franceses, ni polacos ni brasileños. Todos de Marte. Sentido, ninguno.

Por eso aquí os dejamos de paso unas cuantas películas llenas de marcianos y bichos interestelares que no tuvieron ningún reparo en venir a tocarnos un rato las narices.


Destripando el cine de marcianos
La palma de los marcianos con más mala leche se la llevan los de Mars Attacks! de 1996, aunque claro, con Tim Burton de por medio nos lo podíamos esperar.
1 de 9
Siguiente foto

12 rasgos que te hacen más inteligente que la media
Comidas creadas por accidente
China pide a Justin Bieber que 'madure'
Deja de pelar la fruta, insensato