Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

20 años de ‘La broma infinita’ la obra cumbre de David Foster Wallace

MARÍA TENOR | 24/8/2016
Se cumplen veinte años de la obra más conocida de David Foster Wallace (1962-2008), La broma infinita. Hoy, el chiste continúa siendo eterno y se reedita dos décadas después de que saliera a la luz por primera vez en 1996.

El escritor, etiquetado como el Kurt Cobain de la escritura, rompió moldes y creó una literatura desestructurada, un estilo propio con el que nos habla de una cultura de adicción, psicosis y la desesperación de la existencia. David Foster Wallace se convirtió en un fenómeno de masas cuyo valor como novelista lo mantiene en los primeros puestos aun ocho años después de su suicidio.



David Foster Wallace es uno de los más merecedores de formar parte de la lista de escritores amados y odiados. La broma infinita divide a los lectores que la consideran una de las mejores novelas de su generación y a los que hacen referencia a su título para describirla, una tomadura de pelo interminable que ocupa más de mil páginas.

Hay muchos indicios para pensar que Foster Wallace podía sufrir una psicosis encubierta. El escritor vivió frecuentes crisis a lo largo de su vida y la escisión de su personalidad se refleja en sus escritos. Su devoción por las notas al pie, que ocupan más de cien páginas en La broma infinita, sus relatos completamente inconexos dentro del mismo libro y la repetición por un aparente despiste de una acción que ocurre en su historia son suficientes para pensar que David Foster Wallace tenía un pensamiento que muchos etiquetan como esquizoide. Una mente brillante dramatizada por sus delirios.

El sistema cultural americano era satirizado y ridiculizado en sus obras. El escritor lo concebía como una prisión de la que no podía escapar y en la que encontró como única salida el suicidio. Rehabilitación, psicoterapia y escritura no estuvieron a la altura como soluciones regulares en las que se intentó refugiar. Finalmente, optó por ahorcarse a los 46 años.



Su mítica novela La broma infinita se reedita ahora con prólogo del escritor y cronista Tom Bisell; después de otra edición que llegó a las estanterías hace diez años, con el escritor aún en nuestro mundo vigilando que su novela estuviera exenta de errores. La novela reeditada llegará este otoño a nuestro país de la mano de la editorial Penguin Random House.
La niña del pelo raro, Entrevistas breves con hombres repulsivos, Extinción, El rey pálido o Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer son solo algunas del resto de obras de la bibliografía de un escritor de culto que dejó confuso al panorama literario; primero con sus libros, y luego con su muerte.


Playlist: Lo mejor para el hambre es no pensar
8 trucos para que tu smartphone acelere
El país que vende cerveza más barata que el agua
Cómo empezar en el gimnasio sin desmoralizarte