Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

El día que Kurt Cobain decidió grabar cortos de terror

DANIEL AVENIDA | 26/11/2016
Han pasado 22 años desde el día en que Kurt Cobain se voló la tapa de los sesos, hasta arriba de heroína, en la habitación que había sobre el garaje de su casa. Lo encontró un empleado de Veca Electric, y pensó que era un muñeco. Hasta que vio la caja de cartuchos, las escopeta y el suelo pintado de sangre seca. Entonces supo que era Cobain, y que la fiesta se había terminado para siempre.

No era el mejor cantante. Y desde luego tampoco era el mejor músico. Pero era un genio. Es curioso cuando pasan estas cosas. Pero pasan. Y probablemente tenga que ver con el hambre y con la sensación de desaparecer si uno permanece quieto demasiado tiempo, como si el universo se lo fuese a tragar en un segundo de calma. Y ahora, más allá del grunge, de la música en salas pequeñas y los espíritus adolescentes, podemos mirar atrás y ver que Cobain estuvo más vivo que cualquiera de nosotros.

Por eso, y por lo mucho que le gusta al público "devorar la carnaza que le echan", la industria "sacapasta" nos vende cada año un nuevo álbum con "algo inédito" (no importa qué). Y en caso de no existir nada inédito, recurrirán a las remasterizaciones y otros inventos para vaciarnos la cartera. Esto funciona así.

Por suerte, todavía nos quedan cosas por ver, más allá de los trucos "discográficos" anuales y las "ediciones especiales". Y hoy, tratando de ser originales -pues quizá muchos ya los conozcáis-, os traemos los cortos de terror que nos dejó Cobain.

Tenía 17 años. Novoselic y Crover a su lado. Usaban una Super 8 para grabar la escena. Cobain con la máscara de Míster T en mitad de un ritual, una estrella de cinco puntas en el suelo, cocaína y una guitarra eléctrica. El cantante coge un cuchillo, y se abre la garganta y las muñecas. Vemos un perro muerto en el suelo. Aparece Cobain de nuevo. Alguien le dispara.
Un tanto sórdido. Es posible que más de uno piense "viendo el video, no es de extrañar que todo acabase así". Pues quizá tenga razón. Pero tampoco tendríamos "Blench", ni "In Utero", ni "Nevermind".

Porque Cobain era Cobain.

Y eso es mucho.

Por qué perdiste a tu colega cuando se echó novia
Consejos para combatir la fatiga (de septiembre)
Ecos flamencos a la luz del Faro
5 trucos para captar el interés del público en una presentación